PERMEABILIDAD INTESTINAL Y COMO MEJORARLA

La barrera intestinal es nuestra mayor barrera física. Nos separa del mundo exterior cubriendo un espacio de 400m² y requiriendo un 40% de nuestra energía.

Su misión es protegernos de microorganismos y toxinas, mientras permite el paso de nutrientes a través de ella (revisión).

Entre las células de nuestro intestino se encuentran las tight junction o uniones estrechas, estas son uno de los principales mecanismos de regulación del paso de sustancias a nuestro interior.

Permeabilidad intestinal

Las tight junction, no son estructuras fijas, su entorno modula su comportamiento. Por ejemplo, muchos microorganismos patógenos alteran la función de estas uniones para colonizar nuestro organismo (revisión).

Esta modulación de las tight junction se lleva a cabo mediante la proteína zonulina (revisión). Esta proteína incrementa la permeabilidad intestinal provocando que personas susceptibles desarrollen algunas enfermedades autoinmunes como la diabetes Tipo 1, la celiaquía o la enfermedad de Crohn (revisión).

El alelo HP2

La zonulina es la molécula precursora de la proteína HP2. El gen HP puede presentarse de tres formas, la prevalencia de cada una en poblaciones occidentales es:

  • 20% Hp1-1
  • 50% Hp2-1
  • 30% Hp2-2

Las personas que presentan la variante Hp2-2 tienen mas prevalencia de enfermedades autoinmunes como celiaquía, Crohn, diabetes tipo 1 o artritis reumatoide (revisión, revisión).

La hipótesis planteada es que las personas HP2, tienen una mayor expresión de zonulina y en consecuencia un intestino mas permeable, dando como resultado mayores tasas de estas enfermedades (revisión).

Posibles causas

  • Genética. Como hemos visto, es una posible causa aunque seguro que has escuchado la frase: “los genes cargan el arma, el estilo de vida aprieta el gatillo”.
  • Gluten. La presencia de gliadina (una de las proteínas del gluten) en el intestino promueve la liberación de zonulina y aumenta la permeabilidad intestinal (estudio).
    No a todos por igual, las personas celiacas tienen una mayor respuesta y durante mas tiempo que aquellos no celiacos (estudio, estudio).
  • Bacterias patógenas. Una de las formas utilizadas por las bacterias para colonizar el medio es causando daños en la estructura de la barrera intestinal (revisión).
  • Nutrientes o componentes de los alimentos. La presencia o ausencia de algunos nutrientes agrava la permeabilidad (revisión):
    • La privación del aminoácido glutamina.
    • Capsaicina, uno de los componentes de la pimienta.
    • Los ácidos grasos EPA y DHA tienen doble cara, aumentando y disminuyendo la barrera mediante dos vías diferentes.
    • Los ácidos grasos de cadena media como el cáprico y el láurico.
    • El agotamiento de zinc.
    • El alcohol. A parte de alterar la microbiota y una larga lista de perjuicios, sumamos el aumento de permeabilidad intestinal.
  • Estrés. Altera los movimientos intestinales, la microbiota y la permeabilidad (revisión).
  • Medicamentos. Especialmente los antiinflamatorios no esteroideos como el iboprufeno o la aspirina (revisión).
  • Ejercicio de alta intensidad. Ya sabemos que el ejercicio es sano, pero eso no quita que un exceso promueva una mayor permeabilidad intestinal, aunque como ocurre con los ácidos grasos EPA y DHA sus efectos positivos superan a los negativos (revisión).

¿Cómo mejorarla?

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4670985/

La principal vía de mejora es evitar las causas que hemos visto antes, aunque la alimentación también es capaz de mejorar la función de nuestra barrera.

  • Nutrientes o componentes de los alimentos que disminuyen la permeabilidad (revisión).
    • Los aminoácidos glutamina y triptófano se asocian con disminución de la permeabilidad. Los huevos son una excelente opción, muy ricos en ambos nutrientes.
    • B-caseína y B-lactoglobulina dos proteínas que podemos encontrar en los lácteos.
    • La vitamina D y la vitamina A. La síntesis de vitamina D se realiza mediante exposición solar o suplementación si fuera necesaria, en cambio la vitamina A debe comerse, una fuente excelente es el hígado.
    • Los polifenoles son componentes de las plantas con multitud de beneficios, entre ellos la disminución de la permeabilidad intestinal.
      Destacan las legumbres, cebollas, ajos, bayas como arándanos o frambuesas, chocolate puro, café o té.
    • Ácidos grasos EPA y DHA, los encontramos en pescados azules como el salmón o las sardinas.
    • Ácidos grasos de cadena corta como el butirato, propionato y acetato. Estos componentes se producen tras la fermentación por nuestras bacterias de carbohidratos no digeribles (revisión).
  • Probióticos. Sin duda, nos queda mucho por saber acerca de los probióticos, sin embargo tenemos resultados positivos cuando hablamos de mejorar la integridad del intestino (revisión).Una de las cepas mas estudiadas y con efectos positivos es el Lactobacillus plantarum WCSF1 (revisión).

Nuestro intestino tiene predilección por algunos nutrientes, una alimentación basada en comida real es la clave para aportar los nutrientes necesarios.

ÚNETE GRATIS
Conoce la nutrición a través de la evidencia científica mas reciente. Fuera mitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.