¿LÁCTEOS Y HUESOS FUERTES?

Los lácteos son imprescindibles. Es cierto, la leche materna es esencial para cualquier el ser humano durante al menos sus dos primeros años de vida. Mas allá de esta etapa como lactantes, la leche o cualquier derivado lácteo no son necesarios.

El principal argumento para afirmar que son imprescindibles mas allá de la lactancia, suele ser su importancia para tener unos huesos fuertes.

¿Los lácteos son necesarios?

Tus huesos no necesitan lácteos, necesitan calcio. Pero no solo de calcio vive el hueso, igual de importantes son otros nutrientes como proteínas, vitamina D, vitamina K, magnesio (revisión, revisión, revisión, libro).

También factores del estilo de vida como fumar, beber alcohol, tomar refrescos de cola, el exceso de sal y hacer ejercicios de fuerza (revisión, estudio, estudio, estudio, revisión).

No hay que ocultar que los lácteos aportan una buena cantidad de calcio a la dieta, incluso que su biodisponibilidad es buena en comparación a otros alimentos. Pero podemos obtenerlo igual a través de otros alimentos, en el caso del brócoli o las coles su aporte es menor sin embargo su absorción es tan buena que aportan una cantidad de calcio similar a la de la leche (revisión, estudio).

El calcio es necesario para la salud ósea, de lo que no estamos tan seguros es de si los lácteos son necesarios para tener unos huesos fuertes.

Efectos de los lácteos sobre los huesos

¿Aumentan la densidad ósea?

Mas lácteos y calcio en la dieta, se asocian a mayor densidad ósea (estudio, meta-análisis). Que el calcio provenga de lácteos o no da igual. Importa mas la cantidad que la fuente, esto rechaza la hipótesis de que los lácteos sean necesarios para los huesos.

El resultado de aumentar la ingesta de calcio es tan pequeño que seguramente no tenga repercusión en la salud del hueso.

¿Disminuyen el número de fracturas?

Para saber si nuestros huesos son fuertes, la forma mas fiable es comprobar cuanto se fracturan.

Se han evaluado dietas con bajo y alto contenido en calcio, y a día de hoy sabemos que el aumento de calcio mediante suplementos o a través de la dieta no influye en el riesgo de fracturas (revisión).

Sacando las cosas de contexto

En nutrición dos mas dos no suelen ser cuatro. Nos ha ocurrido con las dietas bajas en grasa y la pérdida de peso (meta-análisis), el huevo y colesterol y ahora con el calcio y los huesos.

No somos un circuito cerrado de nutrientes, somos organismos con sistemas relacionados entre si. Otras variables como el nivel de vitamina D, el color de nuestra piel, la genética o fumar se mezclan para formar un puzle.

El mensaje es simple, no está justificado tomar lácteos para nuestros huesos.

ÚNETE GRATIS
Conoce la nutrición a través de la evidencia científica mas reciente. Fuera mitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.